martes, 7 de agosto de 2007


Detesto los días en que no me centro en el estudio, yo, que normalmente planto el culo y todo es concentración, y ya pueden tirar el edificio de enfrente que de mí sólo sacas un "No sé que habrán hecho se oía ruido", esto ocurrió de verdad, en mayo.
Ayer me pegué una paliza limpiadora del hogar, en parte porque no me apetecía estudiar, en parte porque tenía la casa comidita de mierda. Como la patena me quedó, y luego dos horitas de plancha, que no le hacen daño a nadie, y las fundas del sofá a lavar... luego ya llegó MedioLimón y con él mi excusa para no hacer nada más. Hoy mi neurona sigue fundida, pero ya no me quedan excusas: no tengo otra cosa que hacer. ¡Y éso que he cogido un tema que teóricamente me gusta! y lo que menos me apetece es ponerme a hacer psicotécnicos que me levantanun dolor de cabeza del 10...
No sé, ¿Qué se hace en estos casos? me pondré delante de los libros y apuntes de nuevo, pero sé que me cansaré, no haré ni el güevo y, además puede que me cabree...
Igual me pongo a cocinar, así, por lo menos engordo, como buena opositora.

Que asco de mañana por Dior!

7 comentarios:

Pilar dijo...

Yo si que tengo suerte :)
Un consejo gratis. Tomate un dia sabatico. Sin mirar los apuntes ni sentimientos de culpa. Un dia to pa ti, vale?

Steloide dijo...

Pilar--> pues igual debería, porque es angustioso, pero supongo que si lo hiciera me sentiría culpable, después de llevar dos años llevándome los libros a la piscina, de vacaciones... es como si estuviera haciendo algo mu malo

Devian dijo...

jajajaja, en esos casos lo mejor es hacer lo que mas te apetezca hacer, que en este caso no es estudiar, saludos

anita dijo...

cuando es que no, es que no, no te sientes y dedica el tiempo a otra cosa y pr lo menos tendrás la sensación de haber echo algo mejor, a veces la nuerona autodesconecta sola y hay qeu darla un respiro

Pilar dijo...

Hazlo nena, en serio. Si quieres pidele a tu pareja que te secuestre en la puerta de casa. Sin tiempo para coger ni el bolso. Asi no será culpa tuya :)

Pioggia dijo...

Ah, las oposiciones, ese curioso proceso de competir por un puesto público preparándose por anticipado meses y meses... Me cuesta mucho comprender por qué los españoles se someten a esa tortura, por más que el cónyuge me explica que ser gobernícola en España no sólo no es tan malo, sino todo lo contrario, que es de lo mejor. Espero que de algún lado tomes las fuerzas necesarias para continuar estudiando, y que consigas la "plaza".

alimeda dijo...

estoy con pilar. Ya que no te concentras. Aprovecha para dedicartelo