martes, 18 de septiembre de 2007

Las familias más inesperadas, las heridas más difíciles de curar


Cuando encontraron al bebé mono estaba casi muerto y abandonado por su familia, en China (¡Hasta los animales son así de mamones en China!). Por más que los veterinarios quisieron curarle y "reinsertarle" nada funcionaba. Entonces apareció la paloma y lo "adoptó" como amigo, dándole todo el cariño que necesitaba y la fuerza que le faltaba, desde entonces el mono empezó a sanar y sentirse mejor, siempre junto a su amiga. Desde entonces son inseparables.
Muchos de vosotros sois o habéis sido palomas para mí, pero ahora me siento un mono solo y enfermo, literalmente, porque estoy resfriada, además de una herida interna que sangraba hace tiempo, pero ya sabéis un golpe y la lesión se convierte en mayor y más dolorosa. Gracias a todos los que estáis ahí para mí y para decirme una frase de ánimo, no estoy de humor para contestaros de uno en uno, ni en el post anterior ni en el mail, pero es porque soy muy pedorra y como estoy metida en todo el papelón del drama me cuesta...
Volveré a ser yo, a estar como antes, pero estar como antes es estar con una herida que sangra, lenta y silenciosamente.

8 comentarios:

Devian dijo...

Gracias a ti por ser así de símpatica, muchos ánimos

Samsara dijo...

Me gusta más la Stel simpática y derrochadora. Quiero que vuelva...

Te traigo mis mejores tiritas (:::###:::) para que esa herida cierre pronto. Mucho ánimo y aquí me tienes para lo que necesites. Sabes donde encontrarme.

Muchos besos preciosa y ánimo.

Carmen Mari dijo...

Sana, sanita..... Seguro que en pocos días esa herida sanará. Un beso y ya sabes, pa lo que necesites, aunque un poco lejos a veces no importa la distancia. Animo

mkazumi dijo...

Hola! He cambiado mi dirección de blogger. Antes era quepatrones.blogspot.com y ahora es mkazumi.blogspot.com

Hiroshige dijo...

Ay la familia, yo ya no tengo hueco para sus puñaladas y sí que duelen sí. Sólo un consejo: ponte p'arriba que si no miras tú por tí misma, mal asunto. Y ¡¡vete a por ese chocolate!! :-**

mae dijo...

:* Besitos.

Alex dijo...

Qué historia tan entrañable, las cosas duelen pero siempre van pasando, el dolor aunque parezca insoportable se atenúa, la vida nos da buenos momentos para superar e ir olvidando los más amargos, y tú no te puedes venir abajo!!! Ánimo guapa!!!!

Virginia dijo...

Ya sabes que si te nacionalizas cubana te adopto, total por tener una hija más, si ya tengo 3, jajajaja.