lunes, 19 de noviembre de 2007

He deshecho todos los proyectos que tenía a medias (o casi todos), sólo ha sobrevivido el escondidísimo proyecto coñazo. Fuera los calcetines, fuera la bufanda de mi hermana, fuera todo, hasta la funda de Devian ha ido al garete. Todos ellos los he tejido en algún momento en el ingreso, así que tras varias puntadas o vueltas han ido fuera de las agujas, y las agujas al estuche. Sobrevivió el Peapod de Daniel, porque sólo estaba a falta de coser, de hecho creo que estaba tejido antes del día 1/11, pero no lo recuerdo con claridad.
De modo que ahora sólo tengo un proyecto entre manos, una nueva bufanda para Silvia, y un sólo UFO que avanza lentísimo, pero será terminado en algún momento de la vida, más que nada porque hay que machacar todo ese acrílico del todo a 100.

Tejer no me ayuda, ahora, a no pensar, no le hice unos calcetines, nunca me los pidió, pero debería haberlo hecho.

4 comentarios:

Laurix dijo...

A veces destejer ayuda a liberar tensión y estres. Espero que al menos te haya servido para eso! Mucho ánimo!!!

Samsara dijo...

Hola preciosa, no sabes cuánto lamento lo de tu abuelito. En estos momentos, no hay palabras que tranquilicen pero, quiero que sepas que aquí estoy para lo que necesites. Me mandas un mail y si hace falta nos vamos a tomar un cafetín... (aunque sea a pata coja) Ayssss

Un beso wapa y mucho ánimo

Pioggia dijo...

Destejer sería una buena terapia si no hubiera tanto tiempo invertido en tejer algo en primer lugar. Mucho ánimo, estos van a ser días muy tristes pero vas a tener a mucha gente por todo el mundo pensando en ti.

alimeda dijo...

Ale, nueva vida a las lanas!!!