jueves, 13 de diciembre de 2007

A falta de sol, sale la luna


Hay días anodinos, como hoy, en los que una estudia un mogollón, y cuando para acaba limpiando el frigorífico, (eso da idea de lo animada que estoy) en los que a la caída de la tarde, cuando ya era de noche cerrada, al menos aquí, y han encendido las puñeteras luces de navidad suena el teléfono para darnos una alegría, un ángel que se acuerda de una y llama "sólo para hablar" aunque yo, desagradecida, hace mucho que no la llamo, ni siquiera cuando nació su hijo.

No lo merezco, pero hay ángeles en mi vida. Ahora debería escribirlo 100 veces en mi cuaderno, para no olvidar, pero ¡seamos serios!, haría 1 Ctrl+C y 99 Ctrl+V

3 comentarios:

Hiroshige dijo...

Yo normalmente lo de ponerme a limpiar es "antes" de ponerme a estudiar, aunque durante el estudio, no te creas, que me apetece desde cocinar hasta hacer muñecos...

Steloide dijo...

yo limpio después de estudiar y antes de comer, pelín rara que es una, pero las 7:00 am es mejor hora para estudiar que para limpiar ¿no?

Hiroshige dijo...

Para mi que sí ;-)