lunes, 18 de agosto de 2008

El Sentido de la vida...

Hoy es uno de ésos días en que me pongo a filosofar porque sí, y porque no, y vuelvo, cual bucle infinito al eje de mi filosofía vital: "El sentido de la vida ya debe estar al descubierto en una peli, y mucho mejor explicado en una canción, casi con seguridad de Riky Lopez". Ya conocéis mi fiky-fanismo por este balear, -como él mismo dice, balear adjetivo, no verbo transitivo "disparar balas sobre alguien o algo."- pero Ricky también balea con canciones llenas de verdad, verdades en clave de humor, canciones que más que mensaje llevan "recao".
El miércoles pasado asistí ¡al fiiiiin! a uno de sus conciertos y aunque las 2 horas 30 min se me hicieron cortisísimas me fui a casa con buen sabor de boca, con regusto, pero, hoy, mientras estudiaba mi nuevo curso re-escuché una genial canción del bueno de Riky... y ¡Mierda! ¡Yo también quiero gafas, señor Afflelou, 2 pares!



Señor oculista:
vengo porque no sé
lo que tengo en la vista.
Lo que quiero ver
no lo veo y... veo, veo...
(“¿qué ves?”)

Humo en el aire,
sarro en el agua,
y en la tierra asfalto
y lo que usted
me está señalando
es una E.

Señor oculista,
el otro día en la rambla
me pareció ver a una florista
rociando flores y plantas
con un ambientador.

Fuí al teatro, a ver una obra maestra
y gritó “¡Bingo!”
un maestro de obras.

Por la noche abrí el contenedor
y vi la televisión

Señor oculista,
lo que yo quiero son
unas gafas con vistas
a otra dimensión,
donde no existan
modos de marginación,
donde sonriamos todos
como los de las revistas
que tiene usted en el “hall”.

Señor oculista,
pues claro que estoy seguro
que el volante no es pal psicoanalista;
tampoco voy ciego,
lo que pasa es que lo veo muy mal.

Ayer estuve pescando en el río
y con la pesca
puse un puesto en el rastro.
Y mire,
llevo puesto un preservativo
para tirarme al mar

Señor oculista,
quiero ver el edén
sin mudarme de barrio
y sin tener que hacer uso
de hierbas de curso ilegal,
pa' dejar de ser un recluso
de su realidad.

Señor oculista,
señor oculista,
señor oculista,
¡ ayúdeme, por favor !.

Señor oculista,
Señor oculista,
Señor oculista,
recéteme unas gafas
con vistas
a un mundo... mejor


Y para los que aún queráis saber lo que es la felicidad os dejo esto:




2 comentarios:

Démo dijo...

Guapa, me alegro mucho de volver a leerte!
un beso

Gonzalo dijo...

No sabes el tiempo que me ha llevado encontrar la canción de Señor Oculista. Ni en spotify, ni en youtube...Gracias!!!
Yo también quiero unas gafas de esas. Sin duda.
Un saludo de un compelto desconocido!!