viernes, 1 de agosto de 2008

Estoy de compras

Hoy terminan mis vacaciones (oooooooooh!) Pensaba hacer miles de cosas -como actualizar el blog regularmente- que no he hecho, pero ¿qué queréis si he descubierto los maravillosos mundos de pulir tarjeta y pasarla a toda mecha por datáfonos de diversas tiendas? al principio lo de bajar de talla me disgustó, por lo de tener que comprarme nuevas prendas ya que las mías literalmente se me caían del cuerpazo que estoy echando, luego, como el comer y el rascar, todo fue ponerse a comprar... a mí que nunca me ha gustado ni probarme, ni peregrinar de tienda en tienda, ni hecerme modelitos sobre la marcha sacando nuevas adquisiciones de las bolsas en probadores de otras tiendas para ver nuevos e insospechados efectos.... pues hete aquí que temo el día del ingreso de la nómina porque sé que en cuanto pase por delante de un escaparate muchas de las cosas expuestas se pondrán a llamarme ¡Y por mi nombre! ("Stela, entra y cómprame, ¡quiero irme contigo!") tan desvalidos me han parecido algunos pantalones, y camisas, y de todo que me los he tenido que traer a casa ¡A ver qué vas a hacer!
La cosa no queda en la ropa, no, cuándo vas cambiando el ropero, te das cuenta que necesitas pendientes nuevos, muchos, y collares, y accesorios de los más diversos, y zapatos, y nuevo maquillaje, porque ahora apetece maquillarse de cuando en vez, y ¡ala ahí están! a un paso de la tienda, ¡si ejke tienen una mala baba!
Ahora todo es peor, ¡exponencialmente peor! porque tenemos el avance de temporada, yo que ya me había convencido a mí misma, "Stela, guapa, que de invierno ya no tienes ná de ná así que pasa de rebajas y ahorra para septiembre, mujer" ¡Pues van y ponen avances de temporada! y con este calorón me acabo de comprar un abrigo monísimo monísimo, y un vestido, que está mal que yo lo diga, pero mira que estoy güenorra con el vestidito de marras, y ahora, claro, hay que comprar medias y un jersecito fino de cuello vuelto, o cuello a caja para debajo, si lo pillo barato varios, y así me hago más conjuntos, y claro más medias, para combinar mejor, y lana para hacerme bubandas que pongan el toque personal.... ¡Un estrés! ¡y sólo llevo un vestido y un abrigo! y... claro, pantalones en diversos tonos y cortes.... y zapatos ¡no te olvides de los zapatos!
Vamos que si ahora engordo de nuevo me da el telele con lo que estoy invirtiendo yo en este cuerpo serrano...
Ahorrar ahorro poco, seguro que os lo creeis, pero me gusto más, salgo más y más mona.
Ay! yo que renegaba de que se me rompiera el pantalón de uso frecuente porque suponía ir, mirar UNO que me gustase probarmelo y si me entraba p'a casa, ahora hago compras por necesidad en 15 min, sin probarme ni ná, porque ya sé mi talla y no la voy a decir, aunque sigo teniendo curvas, y compras por placer en hoooooooras, y a veces, sólo porque me aburro me voy a descolocarles las tiendas a las pobres dependientas, me lo pruebo todito todo, y si algo me enamora para casa, si no... otro día será, y veo si un corte me hace pliegue aquí o allá, si este tejido me cae mejor o peor, este estampado sí y este no... ¡Una ciencia, señores, una ciencia!
Nota para la Virto ahora SI entro en la ropa de MNG, de Massimo Dutti, de Cortefiel y de Amichi, y aunque algunas no me convncen ya me pateo con soltura los outlets de estas marcas y algo cae....

En este orden de cosas mis nuevas musas son, Vivien (Pretty Woman), con la muñeca en ángulo recto y llenita de bolsas, y Rachel Green, sobre todo ésta última, espero contar pronto el motivo.

4 comentarios:

Pioggia dijo...

¡Qué transformación! Te noto muy contenta, aunque muy gastosa... no exageres tampoco, ¿eh?

vitalidad dijo...

Yo tambien compro algo más que antes, no sé qué nos pasará. Me encanta saber de ti y ver lo bien que estás.

Noemi dijo...

Pues oye, me alegro de que te encuentres tan bien, y que te dé tanto gusto mimarte!
Un abrazo!

Laurix dijo...

¡¡Me alegro de que ester mejor!! Como diría mi madre, de vez en cuando hay que darse algun capricho :-)