domingo, 16 de noviembre de 2008

¿Cómo olvidar lo inolvidable?

¿Cómo superar lo que nunca ha hecho daño? ¿Cómo deshacerse de un recuerdo que siempre es placentero? ¿Cómo no recordar lo que no se quiere olvidar? ¿Cómo sigue uno adelante frente a un amor platónico?
¿Cómo de NO-Físico debe ser un amor para ser platónico?

Me pregunta Marga si me siento bien en ésta situación, le digo que sí y no le miento, porque en mi mente y mi corazón se dibuja una sonrisa bastante idiota, pero luego en el pecho queda un pequeño dolor, una espinita.

Si tuviera una máquina del tiempo volvía 9 años atrás. Entonces te besaría como me gustaría haberlo hecho incluso ese día, y te diría: "Guarda el secreto, y vayamos despacio". Tanto si hubiera acabado en choque con explosión como si hubiéramos sido felices y comido perdices, sería más fácil.
No negaría con la cabeza, por más que me alague que recuerdes perfectamente el gesto, te agarraría fuerte y te diría: "No me dejes caerme, porque no quiero", y diría, "Ven mañana". Y habrías venido.

2 comentarios:

Pioggia dijo...

"No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió."

Es mi verso favorito de Sabina.

Mucha suerte.

Steloide dijo...

Pioggia, como verso es precioso, pero es una castaña vivirlo